Foto: Banc Imatges Infermeres. Autores: Ariadna Creus y Ángel García

A pesar del aumento anual de plazas de formación sanitaria especializada para las enfermeras por medio del EIR, más del 60% de aquellas que cursan la especialidad trabaja con contrato de generalista. Así se desprende de una noticia publicada por Redacción Médica que toma como base y referencia el estudio SEYRE, liderado por Enrique Caña Benítez, enfermero especialista en Enfermería Familiar y Comunitaria (EFyC); Francisco Miguel Doña López, también especialista en EFyC, y Guillermo Vera, presidente de la Asociación EIR y R2 de EFyC

Así, en el caso de las enfermeras especializadas en EFyC, solo el 14,2% trabaja o han trabajado en Atención Primaria con contratos de especialistas, mientras que un preocupante 64,7% ha conseguido trabajo en su área de especialidad, pero con contratos generalistas. Además, un 17,3% no ha conseguido plaza en el campo, ya sea con un contrato u otro.

La situación es similar en otras especialidades. Por ejemplo, en Enfermería Geriátrica y Gerontológica, aunque el 83,3% de las especialistas ha trabajado en su ámbito, lo ha hecho con contratos generalistas. Solo un 16,7% ha tenido contratos acordes con su formación, aunque el suplemento salarial que conlleva este tipo de contrato es considerado insuficiente por todas las entrevistadas.

No obstante, existen excepciones, como en el caso de Enfermería Obstétrico Ginecológica, donde el 62,5% de las matronas trabaja o ha trabajado con contratos de especialistas, siendo este grupo el mejor situado contractualmente entre las especialidades estudiadas.

En Enfermería Pediátrica, un 15,4% no ha tenido la oportunidad de trabajar en un Servicio de su especialidad, y solo el 17,3% ha conseguido contratos especializados en un Servicio de Pediatría. En este contexto, el 67,3% de las especialistas trabajan en áreas relacionadas, pero con contratos generalistas.

Por otro lado, las enfermeras especialistas en Salud Mental muestran una mejor perspectiva laboral, con un 78,4% trabajando en un servicio de Salud Mental. De estas, casi dos tercios tienen contratos especializados, lo que sugiere que cerca del 52% trabaja en condiciones adecuadas.

Finalmente, en Enfermería del Trabajo, una especialidad con una muestra limitada de encuestadas, solo un 18,2% trabaja con contratos de especialista, mientras que otro 18,2% trabaja como especialista, pero con contratos generalistas. Esto implica que el 54,5% restante no puede ejercer en el campo para el que se ha formado, destacando así la necesidad de abordar las barreras que impiden el acceso a roles adecuados para las enfermeras especializadas.