La Organización Colegial de Enfermería ha solicitado a la Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública que replantee el protocolo de cuarentena o aislamiento mientras una persona está contagiada de Covid-19 ante las evidencias epidemiológicas que apuntan a que la cepa británica mantiene la carga viral entre dos y tres días más.

Los últimos estudios han detectado que la variante del Reino Unido, que ya predomina en muchas regiones, está arrojando una carga viral elevada durante los días 11, 12 y 13, con una velocidad de transmisión de un 70% mayor que la cepa original. Con este alto índice de transmisión se pide sensatez y se solicita al equipo de la consellera de Sanidad, Ana Barceló, que retrase el aislamiento solo cuatro días más, hasta tener la certeza de que la carga viral ha disminuido.

Desde la Organización Colegial se insiste en que supone un error dar el alta a una persona cuando sigue siendo un potencial vector de contagio (con la cepa británica) y se pide máxima prudencia porque los expertos virólogos confirman que se tarda mucho más en eliminar la carga viral de esta cepa británica, por lo que 10 días de aislamiento no se consideran suficientes. No en vano, el exdirector del Sistema de Salud de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Rafael Bengoa, defiende para la variante del Reino Unido un confinamiento domiciliario que debe durar entre 3 o 4 semanas al ser más contagiosa y mantener más días la carga viral.

Se debe recordar que, el pasado mes de octubre, la Conselleria de Sanidad comunicó a la totalidad de los departamentos de salud de la Comunidad Valenciana el cambio de directrices respecto a la cuarentena. De esta forma, los aislamientos por coronavirus pasaron a ser de 10 días tras reducirse desde los 14 días que, hasta ese momento, se prolongaba el confinamiento a partir del último día en que se hubiera contactado con alguien que hubiera dado positivo en la PCR. Los 14 días de cuarentena solo se han venido manteniendo en los casos positivos que hayan requerido un ingreso hospitalario.

Esta decisión se adoptó como reflejo de la medida del Ministerio de Sanidad donde se dio la opción de reducir los días de confinamiento por contacto estrecho con un caso positivo. En octubre los expertos epidemiólogos descartaban que la presencia del virus se prolongara más allá de los diez días. Lógicamente durante esa fecha todavía no se había detectado la cepa británica, ya que el primer caso de esta cepa de mayor transmisibilidad se confirmó en España el 14 de diciembre de 2020.

Desde la Organización Colegial también se recomienda la obligación de certificar con una prueba PCR que la persona contagiada carece de carga viral. Además, aconseja que los contactos de un caso positivo de Covid-19 de la cepa británica que no sea asintomático cumplan la cuarentena de 14 días. De ahí que si se presentan síntomas debe hacérsele una segunda PCR si el resultado de la primera prueba hubiera sido negativo.