Foto: Mascarilla en mal estado proporcionada por Sanidad al personal del SAMU días atrás

En un país desarrollado es inadmisible que las autoridades sanitarias no comprueben el material de protección, sobre todo en unas circunstancias como estas

El Consejo de Enfermería de la Comunidad Valenciana (CECOVA) está promoviendo una denuncia conjunta en defensa de todos aquellos enfermeros que resulten afectados bien por la falta de entrega de equipos de protección o, como en el despropósito más reciente, por la entrega de mascarillas defectuosas.

Esta denuncia conjunta del CECOVA y los colegios de Enfermería de la Comunidad Valenciana se llevará a cabo en base a las denuncias recibidas por parte de los colegiados a través de las direcciones de correo electrónico específicas de CIVID-19 puestas a su disposición a través de los colegios, para lo cual será necesario que el afectado se ratifique y autorice a hacer pública su denuncia ante la Justicia. La del Colegio de Alicante es covid-19@enferalicante.org.

Consideramos que la actuación de la Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública de entregar a los profesionales sanitarios material de protección sin comprobar su efectividad supone una temeridad que pone en peligro sus vidas y las de los pacientes y familiares, con las graves consecuencias de poder mermar todavía más las escasas plantillas y dificultar el control de la pandemia provocada por el COVID-19.

La Administración sanitaria está demostrando una total falta de capacidad para gestionar esta crisis sanitaria y así lo viene demostrando desde antes de decretarse el estado de alarma por no haber sabido anticiparse a unos acontecimientos con respecto a los cuales tenía elementos objetivos para saber que podían provocar una crisis sanitaria. A pesar de ello se limitó a considerar como casos de contagio por COVID-19 aquellos casos de pacientes procedentes de China e Italia incluso cuando los profesionales sanitarios indicaban que había casos sospechosos que debían analizarse para evitar la propagación del virus.

Ello dio pie a que no se tomaran las medidas preventivas oportunas, favoreciendo así la propagación del virus alcanzando unos picos de contagios que cogieron sin la preparación debida a los centros y profesionales sanitarios.

Esta falta de preparación, sobre todo en cuanto a materiales de protección para los sanitarios (tanto en un primer momento como hasta el día de hoy) ha hecho que las plantillas hayan recibido el impacto de contagios con una especial virulencia, convirtiendo a España en el país del mundo con más profesionales sanitarios contagiados, un total de 31.000, lo que representa el 15,5% del total de algo más de 200.000 personas contagiadas en España.

Unas cifras que distan mucho de las que indican que en países de nuestro entorno como Italia sean unos 17.000 los profesionales sanitarios contagiados (el 10%) y en Alemania 7.200 (el 5%).

Una serie de despropósitos que se ha ido incrementando conforme han ido pasando los días dejándonos situaciones como la de test inservibles, contratos de los que no se ofrece la transparencia de la que tanto alardean el Gobierno central y la Generalitat y partidas de mascarillas en mal estado en más de una ocasión, suponiendo esta última la retirada de 16.000 de ellas en la Comunidad Valenciana.

Muchos de los problemas que estamos padeciendo ahora hubieran tenido una incidencia y efecto mucho más atenuado si se hubieran atendido las reivindicaciones históricas de nuestra Organización Colegial en el sentido de contar con una ratio más elevada de enfermeras/100.000 habitantes y si se hubiera articulado un sistema de Atención Primara dotado de más recursos.

Otras medidas judiciales

Las acciones legales del CECOVA se sumarán a las emprendidas ya por el Colegio de Castellón en representación, como estrategia judicial, del resto de la Organización Colegial Enfermera de la Comunidad Valenciana. Unas actuaciones que ya han sido admitidas por la Fiscalía de Castellón dando lugar a las diligencias previas.

A ello hay que añadir también la querella presentada por el Consejo General de Enfermería, del que forman parte el CECOVA y los colegios de Enfermería de la Comunidad Valenciana contra el presidente del Gobierno y contra el ministro de Sanidad y varios cargos de su departamento, concretamente la directora general de Salud Pública, Calidad e Innovación, la subdirectora general de Promoción de la Salud y Vigilancia en Salud Pública, la subdirectora general de Sanidad Ambiental y Salud Laboral y el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias por un delito contra la seguridad de los trabajadores.